«Nos empeñamos en ver las situaciones ajenas a través de nuestras experiencias, comparándolas con lo que conocemos. ¡Triste estrechez de miras la nuestra que nos impide profundizar en los sentimientos de otro, limita nuestra capacidad para comprenderlo y nos incapacita para ponernos en su lugar!».
Ilustración: Victoria Kirdiy